Pura y Limpia del Postigo | XXV ANIVERSARIO DEL ENCUENTRO ENTRE SAN JUAN PABLO II Y LA PURA Y LIMPIA
18253
post-template-default,single,single-post,postid-18253,single-format-image,ecwd-theme-bridge,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive

XXV ANIVERSARIO DEL ENCUENTRO ENTRE SAN JUAN PABLO II Y LA PURA Y LIMPIA

Foto ABC de Sevilla.

13 Jun XXV ANIVERSARIO DEL ENCUENTRO ENTRE SAN JUAN PABLO II Y LA PURA Y LIMPIA

Hace 25 años el Papa Juan Pablo II recorría las calles de Sevilla camino de los terrenos del Real de la Feria, para celebrar allí, ante casi un millón de personas, la clausura del XLV Congreso Eucarístico Internacional.

Un día antes, la Virgen de los Reyes salía en procesión extraordinaria en los albores de una mañana en la que Sevilla se vistió de Pontificia para recibir a San Juan Pablo II, una jornada que aún se guarda en el corazón de miles de sevillano, con una ciudad volcada en la Visita Pastoral histórica.

Foto. Revista Hola.

Foto. Revista Hola.

Sus Majestades los Reyes de España recibieron al Papa en el aeropuerto de San Pablo con nuestra Patrona ya en el templo catedralicio y la Plaza Virgen de los Reyes abarrotada esperando la llegada del Pastor de la Iglesia Católica. Desde el primer balcón de la Giralda, San Juan Pablo II se ofreció a Sevilla, para recibir el calor de un pueblo entregado que brindaba su oración a María en un tardío rezo del Ángelus, mientras nuestras queridas monjas Agustinas Recoletas ondeaban desde las celosías las banderas vaticanas con la emoción en un nudo de garganta. Sería en la misma plaza en la que, a las postrimerías del día, las sevillanas retumbaban en las paredes del Palacio Arzobispal, llamando al Santo Padre a reunirse en oración con los más jóvones.

Tras una intensa agenda en la que se ordenaron 25 sacerdotes en el Palacio de los Deportes, los mismos que hoy se reúnen en Roma junto a nuestro Sr. Arzobispo, D. Juan Jose Asenjo Pelegrina, para celebrar sus bodas de plata en el sacerdocio; sería en la jornada dominical cuando San Juan Pablo II acabaría, sin duda alguna, por ganarse a Sevilla para forjar un amor inquebrantable con el paso de los años.

En el Real de la Feria, hace exactamente 25 años, un pueblo entregado esperaba la llegada de Su Santidad, para la celebración de la Statio Orbis de clausura del XLV Congreso Eucarístico Internacional. y allí, en el altar, junto a la mesa, estaba María, en su eterna humildad, a través de la imagen de la Pura y Limpia Concepción.

Quien perpetró la insólita disposición de nuestra Sagrada Titular en el plan de altar, se convertiría, sin saberlo, en colaborador necesario para que San Juan Pablo II terminara por “hacer diana en el corazón de los sevillanos” como titulaba la portada del diario ABC con la famosa instantánea del Papa postrado a pies de nuestra Pequeña y Sagrada Titular.

Foto: Revista Hola.

Foto: Revista Hola.

Allí estaba la Pura y Limpia, en el suelo, como a pie de calle, en su infinita sencillez, sin más adorno que un pequeño ramo de flores, como si quisiera pasar por desapercibida de aquel inmenso revuelo de fervor y júbilo.

En la procesión de entrada, para un devoto hijo de la Santísima Virgen como lo era San Juan Pablo II no pasó ese detalle por desapercibido. Un alma tan santa se sintió llamado por la humildad de María, sobre el piso,, tal cual, como una más. Entonces, detuvo la procesión de entrada, se salió de la misma, se acercó a su Madre y se arrodilló ante Ella… Y se paró el aire.

Sagrario ante Santidad en un solo suspiro. Allí, hace justo 25 años, se detuvo el tiempo. El amor de la Virgen frente a la infinita devoción de un hombre que estaba llamado a ser Santo. Sevilla, fiel testigo de la Verdad, rota de amor, por igual, entre la gran devoción a la Pura y Limpia y aquel varón que ya era venerable y beato en vida.

25 años después, aquel llamado para dirigir la Iglesia de Pedro ha sido elevado a los altares por manifestación popular universal y la Pura y Limpia Concepción, desde el Postigo del Aceite, guarda con celo ese cariño y amor filial del hombre, Karol Wojtyla.

Por ello, precisamente hoy, la Hermandad de la Pura y Limpia recibe una Reliquia de San Juan Pablo II. Un recuerdo mundano de quien es y será por siempre Santo, para que el recuerdo de aquel 13 de Junio de 1993 perviva en el Postigo del Aceite y sea expuesto a la eterna veneración de la ciudad de Sevilla.

Foto. Revista Hola.

Foto. Revista Hola.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.